Recorrido Beatas de Belén 2017

Recorrido de la procesión de Beatas de Belén 2022 | Martes Santo

Te compartimos el recorrido de la procesión de Beatas de Belén 2022 con la Consagrada Imagen de Jesús Nazareno de la Indulgencia y Santísima Virgen de Dolores para éste Martes Santo 12 de abril.

La solemne procesión está programa para salir a las 13:00 horas y recorrer calles del Centro Histórico, los nuevos pasos serán frente a la Parroquia de Santo Domingo y la Biblioteca Nacional; y calles que ya son parte del recorrido de Martes Santo como la 11 Avenida, el Parque Colón, pasar frente a la Parroquia La Merced, dirigirse hacia el Barrio Moderno; virar hacia el Parque Isabel la Católica para pasar frente al Parque San Sebastián, el Barrio de la Recolección y buscar el Parque Central. Se estima que ingrese a las 24:00 horas.

Acompañemos a la consagrada imagen del dulce Nazareno Indulgente, quien en esta Semana Santa 2022, tendrá un nuevo recorrido procesional:

Puntos de referencia de la procesión de Beatas de Belén 2022 con Jesús de la Indulgencia:

  • Salida: 13:00 horas
  • Rectoría De Belén: 13:35 horas.
  • Parroquia de Santo Domingo: 14:05 horas.
  • Parque Colón 14:25 horas.
  • Parroquia La Merced: 15:05 horas.
  • Entrada al Barrio Moderno: 16:10 horas.
  • Parque Isabel La Católica: 17:10 horas.
  • San Sebastián: 17:40 horas.
  • Templo de la Recolección: 18:15 horas.
  • Parque El Sauce: 18:45 horas.
  • Rectoría Santa Catalina: 20:00 horas.
  • Biblioteca Nacional: 20:20 horas.
  • Santa Iglesia Catedral: 21:05 horas.
  • Arco de Correos: 22:45 horas.
  • Entrada: 24:00 horas.

Recorrido Beatas de Belén:

Recorrido de la procesión de Beatas de Belén 2022 en Martes Santo
Recorrido de la procesión de Beatas de Belén 2022 en Martes Santo

El Nazareno de la Beata Sor María Encarnación Rosal

La imagen de Jesús del Beaterio de Belén, conocido como Jesús Nazareno de la Indulgencia, es una de las obras más excelsas de la imaginería colonial guatemalteca.

La belleza de su talla manifestada en el dinamismo de sus movimientos y en cada uno de los detalles de la anatomía de su rostro, torso, manos y pies, logra expresar de forma extraordinaria y con mucho dramatismo el sufrimiento de Nuestro Señor Jesucristo mientras cargaba la cruz camino al Calvario.

Su rostro, expresivo y conmovedor, no puede dejar a nadie indiferente. A decir de los especialistas, constituye un portento de la escultura religiosa del siglo XVIII, época en que el barroco guatemalteco llegó a su apogeo.